Las Chillers

NO HAY TECHO PARA LAS CHILLERS

Todo empezó hace cinco años en una fiesta de cumpleaños. “No tendrán ovarios a volver a perpetrar ese concierto”.

Llegaron el Zorrifest, la Fiesta Furiosa, el Hija Qué Seca… “Muy graciosas, muy modernas, pero a ver si alguien tiene huevos a programarlas”.

Reventaron los escenarios pequeños de WAM y Low. “A ver si se atreven en salas”.

Hicieron sold out en el Ochoymedio con su fin de gira. “A ver ahora cómo siguen, la fórmula tiene fecha de caducidad”.

Publicaron ‘Siempre Juntas’ y superaron las 150.000 reproducciones. “No les va a salir otro temazo igual”.

Y, de repente, 40 conciertos en un año. 12.000 personas bailando en el Low. Levantando al público de Santander Music tras la actuación de C. Tangana. Y salieron en Cachitos Nochevieja.

Y, entonces, llega ‘Baila’. Y su nuevo EP de temas propios. Y vuelven a sonar en todas las discotecas indies de España.

Los tiempos están cambiando. Se acabaron los techos de cristal y los guilty pleasures. Es La Hora Chiller.

Descarga su foto promocional

Diferentes medios han escrito sobre su música y actuaciones

“Han conseguido que aquella música que un día quedó relegada a la categoría “fiestas de pueblo” vuelva a escucharse en salas tan emblemáticas como Caracol, Siroco, Moby Dick u Ocho y Medio” Marta Villena, El País

“Canciones históricamente denostadas como Cuando tú vas de Chenoa, Duro de Pelar de Rebeca o Yo quiero bailar de Sonia y Selena cobraron una vida más digna en su set, un repertorio de guilty pleasures y versiones de divas cañí. Aunque para reina del pop su líder Rocío Saiz, que desde el escenario o sobre el público dirigía este antikaraoke punk rock. ¿El objetivo? Hacernos felices durante un rato. Y lo consiguió”. Noelia Fariña, Tentaciones

“El conjunto músico-vocal Las Chillers, dieron un concierto espectacular en el Low Festival en Benidorm […] Yo, que soy chirllieber desde antes de nacer, ando consternada todavía por lo que vi, sentí y oí. Creo que he renacido a modo de bautismo religioso, no les digo más”.  Diana Aller, El Mundo